Marie Bashkirtseff
Un homenaje
Un hommage
Un homenaje
A homage

Home | Página principal | Marie Bashkirtseff, museo virtual

Homenaje a Mme.
Ginette Apostolescu


Madame Ginette Apostolescu en el interior del mausoleo de Marie Bashkirtseff

La obra literaria de María Bashkirtseff ha sido una de sus grandes pasiones. Durante años, la restitución del monumental diario íntimo conservado en la Biblioteca nacional de Francia fue su pensamiento, su sueño, su ardua labor de elección, su más preciada esperanza. Al término de un decenio, madame Apostolescu pudo lograr aquello que el medio editorial consideraba como un desafío riesgoso: la publicación de la totalidad de los 105 cuadernos y cuadernillos escritos por Marie Bashkirtseff.

Con una obstinación, una energía, una disciplina ejemplares, madame Apostolescu asumió el delicado trabajo de descifrar las 19000 páginas del manuscrito y realizar su registro informático, de efectuar constantes relecturas y constituir el índice.

La publicación del Diario comenzó en 1995. Concluyó en 2005. Madame Apostolescu reconoció la intensa emoción que la embargaba al finalizar la transcripción del último cuaderno escrito por Marie Bashkirtseff, esa joven a quien nunca había cruzado en su existencia pero que se hallaba incorporada a la esencia misma de su vida diaria desde hacía mucho tiempo.

También confesó su alivio al haber cumplido lo que consideraba como un deber de memoria – sin mostrarse orgullosa de la magnitud de la labor realizada, sin quejarse de la tarea que tantos esfuerzos le había costado. No era más que la satisfacción de haber cumplido un deseo, el expresado por Marie Bashkirtseff: « Si yo no muero joven, espero quedar como una gran artista, pero si llego a morir joven quiero permitir que se publique mi diario… »

Madame Apostolescu concretó el proyecto de publicación de madame Bashkirtseff, la madre de Marie, – parcialmente realizado por André Theuriet.
Ellos serán, de ahora en más, las tres figuras más notables que han puesto a disposición del público en general el diario de Marie.

Paralelamente a la edición integral del manuscrito, Madame Apostolescu comenzó la constitución del catálogo de las obras de Marie, así como una bibliografía exhaustiva, y se dedicó al Círculo de amigos de Marie Bashkirtseff que había creado en 1985 con Michel Fleury, donde asumió las funciones de Secretaria General y, luego, de Presidenta.

A las tareas administrativas se añadían la redacción del « bulletin de liaison », (boletín de enlace), la promoción de los tomos del diario, la participación en manifestaciones culturales (una emisión en Radio Courtoisie dedicado a María, un paseo-conferencia en Jony, la antigua propiedad del Mariscal Canrobert donde solía permanecer Marie), el mantenimiento del mausoleo, la organización de la conmemoración cada otoño en el cementerio de Passy.

Siempre modesta y discreta, madame Apostolescu recibía a cada admirador en el umbral del mausoleo – rebosante de flores y de música en respeto el deseo de Marie. Luego, cada uno era acompañado a la cripta donde, a la luz de las velas, a menudo oficiaba un sacerdote ortodoxo.

Con una discreción plena delicadeza, Madame Apostolescu sabía manifestarse cuando una adversidad atravesaba una vida. Solía también compartir el fruto de sus lecturas, puesto que consideraba que nada intensifica más una satisfacción intelectual que compartirla con los demás. Coincidía con Marie Bashkirtseff en el amor por los libros: «es una verdadera pasión que tengo por los libros, los ordeno, los cuento, los contemplo…», decía Marie. Madame Apostolescu acostumbraba también recuperar, clasificar y recubrir cuidadosamente con un transparente los libros de las diferentes bibliotecas de su casa.

Sus gustos eran múltiples. La historia, el arte, la poesía, la novela estaban entre sus preferencias. Pero se apasionaba también por la música clásica o la botánica.

El Concierto para violín y orquesta de Brahms la emocionaba profundamente, al igual que el Requiem.
Ni los más mínimos seres del mundo vegetal le eran desconocidos; citaba con precisión sus nombres científicos – sin pedantería. Sus conocimientos manaban de una fuente natural: ella amaba, ella sabía, así de simple.
Los animales la acompañaban, especialmente los gatos y los grandes perros, ligados por la complicidad y la ternura.

Madame, quienes la conocimos conservaremos siempre muy vivo el recuerdo de su persona y de su personalidad.
Le expresamos todo nuestro agradecimiento por el vuelo que usted le ha brindado a nuestra Círculo, y por la obra que usted ha cumplido.
Esté segura del reconocimiento de los Admiradores de Marie Bashkirtseff por la difusión de su diario.

De ahora en más su nombre está vinculado a la gloria de Marie.

Jean-Paul Mesnage
Presidente
del Círculo de Amigos de Marie Bashkirtseff

Ir al comienzo


Home | Página principal