Home | Página principal | Museo virtual

María Bashkirtseff

Un homenaje.

Maria Constantinovna Bashkirtseva
En ruso: Мария Константиновна Башкирцева
En ucraniano: Марія Костянтинівна Башкирцева

1. Belleza y talento.

Click para ampliarAmiga de literatos y de pintores, pintora de talento ella misma, prolífica escritora, escultora, cantante, lectora ávida e incansable, mujer de mundo que dominaba cinco idiomas y deslumbraba en los salones de baile, la virgen eslava -como la llamaron- ha sido, por su belleza, su talento artístico y su vida trágica, una de las figuras más románticas del periodo cultural más intenso del siglo XIX.

Inevitablemente feminista, en una época de sometimiento para la mujer en que no existían muchos más caminos que el matrimonio, protestó amargamente y luchó contra todos los obstáculos para llevar adelante su vocación artística. Vivió y escribió apasionadamente y las páginas de su Diario no pueden sino leerse con la misma pasión y despertar simpatía y complicidad. Hoy día sus cuadros se exponen en distintos museos de Europa y la obra monumental que escribió se ha terminado de recopilar por primera vez para una edición completa. Murió prematuramente en los primeros escarceos con el éxito artístico, cuando aún era toda promesa, ¿a qué cumbres habría llegado?

Click para ampliar"Autorretrato con
paleta" (detalle) - Obra de
María Bashkirtseff. 1880.
Actualmente en el
Museo Chéret de
Bellas Artes de Niza.
(Click sobre las imágenes para ampliarlas).

Transcurrido más de un siglo de su muerte, su figura sigue despertando una adhesión que va más allá del interés académico.

 

Click para ampliar"Otoño" (detalle)
Obra de María Bashkirseff, 1883

Antes de cumplir veintiséis años, el 31 de octubre en el otoño parisino de 1884, se apagaba esta precoz y malograda artista ruso (ucraniano)-francesa, cuya intrincada existencia se encargará de describirnos póstumamente su Diario. Desde las notas autobiográficas que dejó escritas, intentaremos bosquejar su semblanza, hoy injustamente diluida entre los artificios de la modernidad.

Ir al comienzo

2. La vida de una mujer.

Click para ampliarEn el seno de una familia nobiliaria menor de provincia, Marija Konstantinovna Bashkirtseva, había nacido el 24 de noviembre de 1858 (*) en Gavronzi, población rural de Poltava, en aquella Ucrania que por mucho tiempo fue la más europea de las Rusias. Separados sus padres, su infancia transcurre en la provincia de Kharkov, en tierras de la madre. A los doce años, luego de temporarias estadías en Viena, Badén y Ginebra, con la familia trashumante (abuelo Babanine, mamá María, tía Nadine, tío Georges, su hermano menor, Paul, la prima Dina y hasta un viejo médico amigo) se instalan en una villa que adquieren en Niza. Allí, en la Riviera francesa y bajo los Alpes mediterráneos, es donde esboza los primeros escarceos con la literatura: a los catorce años iniciará la redacción de un Diario que, sin pudores, pondrá al descubierto su particular psicología.

Click para ampliar"Una joven" (detalle)
Obra de María Bashkirtseff

Ella misma lo definirá más adelante: "Si no vivo lo suficiente para ser ilustre, este diario interesará a los naturalistas; siempre es curiosa la vida de una mujer, día por día, sin afectación, como si nadie en el mundo debiera jamás leerla y al mismo tiempo con la intención de ser leída; estoy segura de que me encontrarán simpática... y digo todo. Si no, ¿para qué? Por lo demás, verán bien que digo todo...".

Click para ampliar"Mujer con lilas"
Obra de María Bashkirtseff
1881 - Actualmente en
el Museo Estatal
de Bellas Artes de
San Petersburgo, Rusia.

Por propia voluntad se enfrasca en estudios de inglés, alemán, italiano, griego y latín (dominaba desde la cuna el ruso y el francés) y, junto a las materias curriculares, se dedica a la música metódicamente. Toca el piano, el arpa y aprende a cantar. Frisando la adolescencia, apunta al mundo de la ópera y prueba algunos auditorios. En realidad, sus miras se orientan a trascender del pequeño círculo de la colonia rusa en Francia. El grande monde la atrae irresistiblemente pero, hija de padres extranjeros y separados, sus luces le son esquivas. "¡Dios mío! ¡Qué hermosa voz la mía! Era poderosa, dramática, subyugante; daba frío en la espalda. ¡Y ahora nada, ni siquiera con qué hablar!". Cuando una laringitis definitiva aniquila su voz de mezzo-soprano y cercena esos proyectos, la pintura reemplazará al canto en sus horizontes.

(*) Por aquella época el calendario ruso tenía un atraso de doce días. En Rusia, ella había nacido el 12 de Noviembre de 1858.

Ir al comienzo

3. Vida, pasión y muerte.

Click para ampliarA los diecinueve años, insta a su familia a vender la villa de Niza para mudarse a París, con la intención de iniciar su carrera en las bellas artes. Es también, y frente a una tuberculosis ya irreversible, la época de los primeros peregrinajes hacia los balnearios curativos: "¡Si supiéramos lo que hay más allá!... pero no lo sabemos; por otra parte esta curiosidad es lo que me hace la muerte menos espantosa..."

Click para ampliar"Le meeting" (detalle).
Obra de María Bashkirtseff,
1884 - Oleo sobre tela
193 x 170 cm. - Actualmente
en el Museo d'Orsay, París.

De aquí hasta su prematura muerte, en la Academia del maestro Rodolphe Julian, bajo su supervisión y la de los pintores Tony Robert Fleury, Gustave Boulanger y Jules-Joseph Lefebvre se consolida definitivamente su inclinación por la pintura: "en cuanto a mí, aunque encantada de encontrarme en el baile, he pensado todo el tiempo en un pastel pintado esta mañana, que me había dejado insatisfecha". Prueba de ello, la admiración - y los dolorosos celos- que no ocultará frente a su condiscípula Louise Catherine Breslau con quien medirá su talento en los Salones Anuales de París. Breslau la sobrevivirá más de cuarenta años y podrá consolidar su propia carrera de pintora.

Click para ampliarAutorretrato de
Louise Catherine Breslau (detalle)
condiscípula de María Bashkirtseff.

Jules Bastien-Lepage, consagrado a la campiña francesa, es el artista que, pintando al aire libre, en cierta forma lidera el movimiento naturalista. Ella, percibiendo el sereno encanto de la naturaleza, se inscribirá en el camino de este pintor que habrá de ser su último amor y también el gran inspirador. Cierta mañana, sin embargo, caminando por los barrios escondidos de París, descubre personajes novedosos, dinámicos, impactantes. Son los seres humildes de los suburbios; los trabajadores que echan a andar al París de la revolución industrial; los niños harapientos de mirada vivaz y gestos picarescos, en fin, las gentes pobres a quienes su sensibilidad le impedirá ignorar. "No digo nada de los campos porque Bastien-Lepage reina en ellos como soberano; pero la calle, en cambio, no ha tenido todavía su... Bastien".

Ni frente a la pleuresía hace un alto en el camino; aún cuando un enfriamiento puede aniquilarla, con arrojo casi suicida recorre las calles parisinas, en las húmedas y heladas madrugadas, bocetando a carbonilla imágenes que, luego, darán vida a sus telas y cartones. "¿Qué se gana con llorar? Nada bueno harán las lágrimas. Ser desdichada es mi destino; esto y ser artista famosa".

Click para ampliar"Parisienne" (detalle)
Obra de María Bashkirtseff.
Oleo sobre tela, 1882
161 x 118 cm.
Actualmente en el museo
Petit Palais, Paris.

A su muerte, se exponen las obras: un centenar de óleos y pasteles, la mayoría retratos, en un estilo casi fotográfico. El Estado francés adquiere dos trabajos para el museo Luxemburgo "Le meeting" y "Una parisienne"; el museo de Amsterdam, el retrato de Alejandrina, la esposa de su hermano Pablo. Su atelier testimonia, además, las incursiones de los últimos años por los caminos de la escultura.

Ir al comienzo

4. El camino truncado.

Click para ampliarLa Academia privada Julian, que aún existe en nuestros días, era el único lugar donde una mujer podía recibir una instrucción artística de excelencia, comparable a las escuelas oficiales de Bellas Artes, que no admitieron la presencia femenina hasta 1897. Durante el año 2000 el museo Dahesh de Manhattan organizó una muestra itinerante por distintos museos de Estados Unidos, justamente referido a este tema. La misma se tituló: "Superando Todos los Obstáculos: Las Mujeres de la Academia Julian", con obras de María Bashkirtseff y sus condiscípulas.

Click para ampliar"Armandine" (detalle).
Obra de María Bashkirtseff - 1884
Pastel - 56 x 46 cm.

Aun cuando un gran número de los cuadros de María Bashkirseff resultó destruido durante la Segunda Guerra Mundial, más de sesenta de sus obras se exhiben en los principales museos de Europa. Nuestra sección " Galería Virtual " es un archivo con imágenes e información sobre cada una de las obras.

Click para ampliar"Jean et Jacques" (detalle)
Obra de Mariía Bashkirtseff, 1883

Inició el aprendizaje en la Academia Julián recién a los diecinueve años, asombrando a los profesores por sus predisposiciones innatas. Tuvo apenas siete años para dedicarlos al trabajo artístico y al cabo de ese tiempo ya comenzaba a disfrutar de algunos éxitos en los Salones anuales de París. Sus estudios se vieron constantemente interrumpidos por la enfermedad y por los viajes curativos. ¿Dónde habría llegado si la muerte no hubiese truncado su camino?

Veamos quienes fueron sus contemporáneos y observemos comparativamente de cuánto tiempo dispuso cada uno de ellos para desarrollar su carrera.

1858-1884
1830
1840
1850
1860
1870
1880
1890
1900
1910
1920
1930
(1858-1884)
María Bashkirtseff
(26)
(1848-1884)
Jules Bastien-Lepage
(36)
(1856-1903)
Louise Catherine Breslau
(71)
(1925-1905) William-Adolphe Bourguereau
(80)
(1830-1903) Camille Pizarro
(73)
(1832-1883) Ëdouard Manet
(51)
 
(1834-1917) Edgar Degas
(83)
 
(1840-1926) Claude Monet
(86)
 
(1839-1906) Paul Cézanne
(67)
 
(1841-1919) Auguste Renoir
(78)
(1848-1903)
Paul Gauguin
(55)
(1853-1890)
Vincent Van Gogh
(37)
(1864-1901)
H. Toulouse Lautrec
(37)

Ir al comienzo

5. Con la frente erguida.

Click para ampliarFrente a la muerte, su espíritu no flaqueará: ni con las fuerzas exhaustas se permitirá caer en cama hasta los últimos días. Una sola vez cede a la angustia y llora en el regazo de la madre; más tarde se avergüenza de aquella debilidad. A medida que las fiebres la abrasan, encara el trabajo con mayor apasionamiento: ignora las quemaduras de las espaldas y esconde, bajo un ramillete de flores, la huella amarilla de los vegigatorios que desgarraran su pecho.

Click para ampliar"Oriental" (detalle) -
Obra de María Bashlkirtseff
Localización actual: Museo Chéret
de Bellas Artes de Niza.

Así de impotente se mostraba una medicina que, recién por ese entonces, preparaba sus armas para combatir al mal, tal como lo describirá el Dr. Moorman Lewis en su obra "Tuberculosis en los grandes genios" (ver).

Condenada por la enfermedad, siguió pintando y escribiendo hasta los últimos días legándonos, junto a su obra monumental, una lección inolvidable de voluntad y entereza. Nunca permitirá que en la casa se hable de la enfermedad; sólo la criada Rosalie sabrá de sus cotidianas torturas. "Me muero, es lógico, pero es horrible. ¡Hay tantas cosas interesantes en la vida!".

Click para ampliarDina Babanine
(detalle) - Obra de
María Bashkirtseff - 1883
Pastel - 61 x 50 cm.

La tisis, que afecta primero su voz y, más tarde el oído, ataca por fin los pulmones y la somete a martirios interminables; a ellos se suman, todavía, las torturas de la medicina de la época; aunque... "al llegar a cierto punto, el alma se eleva por encima de todo; juzga insignificantes los sufrimientos previos y sigue en pos de su destino, con la frente erguida, como los mártires de la antigüedad".

Ir al comienzo

6. El amor.

Click para ampliarNarcisista hasta la exageración, vive tan embriagada con su propia belleza que lamenta no hacerse esculpir. En sus cuadernos, sin embargo, también puede hacer lugar a otros huéspedes: "Hay momentos en que uno renunciaría a todos los placeres intelectuales del mundo, a la gloria y al arte mismo, para vivir en Italia una vida de sol, música y amor".

Aunque, cotidianamente, ante la pasión arrolladora de sus inquietudes artísticas, sus emociones permanecen relegadas, ya a los catorce años llora por el duque de Hamilton y, desde entonces, habrá de suspirar por un amor definitivo. Por supuesto, anhelante siempre de grandezas, amar le supondrá una devoción casi religiosa... y le será necesario hallar un dios: se cartea con Maupassant (1850-1893) pero estos contemporáneos no estarán destinados a conocerse. "Hay una cosa verdaderamente hermosa: es la desaparición absoluta de la mujer delante de la superioridad del hombre amado; debe ser el goce más grande de amor propio que puede experimentar una mujer superior".

#Click para ampliar"Douleur de Nausicaa" (detalle)
Escultura de María Bashkirtseff
Bronce - Alto: 83 cm.

Así, los flirts serán siempre fugaces y efímeros: primero el conde Pietro Antonelli, sobrino del cardenal más poderoso, en Roma, y el conde de Larderel, en Florencia, después.

Paul de Cassagnac será quien despierte en ella la pasión más ardiente. Ignorada por este fogoso bonapartista, la herida tardará en cicatrizar. Por despecho seguramente imaginará un matrimonio con un renombrado republicano de la época, León Gambetta y, paralelamente, se volcará con más ahínco a la búsqueda del éxito artístico. En 1884, el admirado pintor y amigo Jules Bastien-Lepage (1848-1884) tiene treinta y cinco años y regresa desde Argelia, casi moribundo, con un cáncer de estómago. María Bashkirtseff también agoniza; son los últimos meses pero, aún así, una y otra vez atraviesa París para aliviarlo con su presencia. Cuando es tanto el consuelo que ella misma necesita, se mostrará feliz, sin embargo, de quemar en esta amistad idílica los pocos días que le restan.

Click para ampliarAutorretrato de
Jules Bastien-Lepage
artista admirado por
María Bashkirtseff.

Dos semanas antes de la muerte suspirará por todo aquello que ama y que se apresta a abandonar: "Me es imposible salir pero el pobre Bastien-Lepage lo hace; se ha hecho traer hasta aquí, se instala en un sillón con las piernas extendidas sobre los almohadones; yo, muy cerca, en otro sillón y así hasta las seis. Estoy vestida con un conjunto de encaje y terciopelo, todo blanco, pero diferentes tonos de blanco; las pupilas de Bastien se dilatan de placer. -¡Oh, si pudiese pintar!-, dice... ¡Y yo!".

María Bashkirtseff muere el 31 de octubre de 1884, días antes de cumplir veintiséis años. Jules Bastien-Lepage, este amigo en el crepúsculo, la sobrevivirá apenas cinco semanas más.

Ir al comienzo

7. ¡Permanecer!

Click para ampliarEn las últimas etapas, pasando revista a sus escritos, apostará a estas cartas por los lauros que el canto le negara, o por los que sí le promete la pintura pero reclamándole una dedicación con la que ya no cuenta. Unos meses antes de morir prologa su Diario: "¿Para qué mentir y tomar posturas? Si es evidente que tengo el deseo, la esperanza de permanecer en esta tierra por cualquier medio. Si no muero joven, espero quedar como una gran artista; pero si muero joven voy a permitir publicar mi Diario, que no puede menos que ser interesante".

En vida, le escribe a Edmond Goncourt, ofreciéndole sus cuadernos para una edición pero aquél, ya sexagenario, decide no prestarle atención. Curiosamente, Goncourt junto con su hermano Jules también se abocaron a la redacción de un Diario que, impreso en 1958, abarcó veintidós tomos. También lo intenta, infructuosamente, con Guy de Maupassant, cuya correspondencia (ver este site de Thierry Selva) aún se conserva, y con Alejandro Dumas, hijo. Infortunadamente, André Therieut, el dramaturgo y poeta a quien la madre confía póstumamente la montaña de sus manuscritos (cientos seis cuadernos con casi veinte mil páginas) suprime larguísimos pasajes, demasiado crudos para la época o excesivamente extensos para una edición. Sólo años mas tarde, bajo la supervisión del editor Pierre Borel, se publican algunos textos cercenados agregando, a los dos iniciales, seis volúmenes más. Por otra parte, se han editado sus Lettres, una obra epistolar.

Click para ampliar"L'atelier Julian" (detalle)
Obra de María Bashkirtseff, 1881
Oleo sobre tela, 145 x 185 cm.
Localización actual: Museo
de Bellas Artes de
Dnipropetrovsk, Ucrania.

En 1964 es encontrado en la Biblioteca Nacional francesa, donde fuera depositado por la madre ochenta años atrás, el manuscrito completo del Diario. Entonces se descubre hasta qué punto se habían edulcorado y falseado las ediciones para hacer de ellas un producto digerible y consumible por la sociedad de aquellos tiempos. La profesora Colette Cosnier publica en 1985 "Marie Bashkirtseff. Un portrait sans retouches", una magnífica biografía ilustrada en cuyo prefacio (ver) da una idea cabal de esta realidad.

En Francia, el Círculo de Amigos de María Bashkirtseff* ha finalizado la primera edición completa de la obra, un trabajo monumental de recopilación a cargo de Ginette Apostolescu. Desde 1995 hasta el año 2005, a razón de uno o dos volúmenes por año, se han publicado los 16 tomos del Diario con un total de más de cinco mil páginas impresas, que se inician con las anotaciones del 11 de enero de 1873 (tenía ella catorce años). El último de ellos, de trescientas veinte páginas, va desde el 8 de agosto de 1883 al 20 de octubre de 1884, es decir, cinco días antes de su muerte.

Click para ampliar"Un Joven" (detalle)
retrato de su hermano Paul
por María Bashkirtseff.

Por otra parte, bajo la dirección de Lucile Le Roy, se ha impreso el primer tomo (una edición de mil páginas) de una Edición Integral del Diario**, también en francés, con anotaciones que corren desde 1877 a 1879. A esta obra, que comienza cuatro años más tarde que la anterior, todavía le restan los últimos cinco.

En inglés, en 1997 se editó el primer tomo de una nueva edición (464 páginas) del Diario*** a cargo de Phyllis y Katherine Kernberger y actualmente se está traduciendo la segunda parte.

De esta manera, la paciente labor de los editores nos está revelando, más de un siglo más tarde, la imagen definitiva de un espíritu que ha pasado por el mundo dedicado a laborar casi exclusivamente para nosotros, su posteridad. Estos trabajos, merced a unos hilos de simpatía que se han extendido a través de las épocas, nos permiten acceder a la íntima evolución de las inquietudes artísticas, los sentimientos y, paralelamente, a la batalla sin concesiones que librará contra la enfermedad aquella joven que, sabiéndose tan singular, considera natural llevar un cuaderno de bitácora donde testimoniar, paso a paso, su camino a la celebridad.

*Cercle des amis de Marie Bashkirtseff (BP 20246 - 50102 Cherbourg Cedex - France)
**Journal. Edition intégrale, établie et annotée par Lucile Le Roy. Ed. L'Age d'Homme.
***I am the most interesting book of all: The Diary of Marie Bashkirtseff, Vol. 1. Phyllis Howard Kernberger and Katherine Kernberger, translators, Chronicle Books, 464 pages.

En algún momento, otro lúcido editor seguirá los pasos de estos pioneros y nos regalará a los lectores de habla hispana una traducción actualizada del Diario o la versión en castellano de la excelente biografía ilustrada de Colette Cosnier.

Paralelamente, en los últimos años, en París y en otras ciudades europeas apareció un importante movimiento de revalorización de la figura de María Bashkirtseff, principalmente a través del teatro. En nuestra sección "Testimonios y comentarios" la actriz francesa Elsa Saladin nos relata una de esas experiencias.

Del 7 de marzo de 2008 al 11 de enero de 2009, en ocasión del 150 aniversario de su nacimiento, la ciudad francesa de Niza ha celebrado el acontecimiento. En ese sentido, el Museo de Bellas Artes de Niza ha realizado diversas manifestaciones culturales y conferencias (ver Boletín del Círculo de Amigos de MB, octubre de 2008).

Por otra parte, del 15 al 17 de marzo de 2008, en la ciudad de Poltava, Ucrania, donde ella había nacido, se ha realizado un importante homenaje a su memoria (ver Boletín del Círculo de Amigos de MB, junio de 2009).

Ir al comienzo

8. Morir en éxtasis.

Click para ampliarCuriosa experiencia ésta, la de adentrarnos en el pasado: no transitamos esos párrafos ya centenarios sin sospechar que, a flote de las épocas, el espíritu de lo acaecido continúa perviviendo entre nosotros. Ella misma, que había comenzado a escribir una "Historia de mujeres ilustres" y proyectaba una "Historia de los césares", había experimentado la misteriosa seducción de lo pretérito. Lo cierto es que, en la lectura de sus páginas, a veces nos parece descubrir vestigios de escenarios alguna vez percibidos... "El mar estaba inenarrablemente bello esta noche: antes de ir a escuchar a la Patti fui a oír la música de las olas. Había llovido y el aire estaba deliciosamente fresco y agradable. ¡Qué alivio para los ojos dejarlos descansar sobre el azul profundo de los cielos y del mar, por la noche!" …posando nuestra mirada, ora en el diáfano azabache de la noche, ora en el terciopelo de sus ojos grises, vamos caminando sobre los mojados baldosones de una rambla mientras, con vehemencia, el timbre evanescente de su voz nos revela que... "el arte, aún entre los seres más humildes, eleva el alma y hace que se tenga algo más que aquellos que no pertenecen a la sublime cofradía".

Click para ampliar"Jarrón con flores" (detalle)
Obra de María Bashkirtseff.

Y es que, al cabo, siglos son nada en la mecánica universal, apenas latidos: transcurren las modas, evolucionan ciencia y civilización, dejamos atrás modos de vida y de sociedad, estilos y costumbres pero todo es cambio de piel, apenas. El espíritu del hombre avanza, desde Altamira hasta nuestros días, siempre acerado y luminoso, a lomos de los hitos que demarcaran su trayectoria. Y es así, quintaesenciada en el tiempo, como llega hasta nosotros aquella jovencita de ojos claros y cabellos de oro que, ya condenada por la enfermedad, en algún punto de la eternidad escribía: Click para ampliar "Estoy en una edad en la que se encuentra placer hasta en morir. Me parece que nadie ama todo tanto como yo: artes, música, pintura, libros, sociedad, vestidos, lujo, ruido, calma, tristeza, melancolía, farsa, amor, ruido, sol; todas las estaciones, todos los estados atmosféricos, las tranquilas llanuras de Rusia y las montañas que rodean a Nápoles; la nieve en invierno, las lluvias en otoño, la primavera y sus locuras, los tranquilos días de verano y las bellas noches con estrellas que brillan..., admiro y amo todo. Todo se presenta para mí bajo aspectos interesantes o sublimes; quisiera ver todo. abarcarlo todo, fundirme con todo y morir; y, ya que es necesario, morir dentro de dos o de treinta años, morir en éxtasis para experimentar ese último misterio, ese fin de todo... o ese comienzo divino".

 

© José H. Mito
(Autor de este trabajo).
Buenos Aires, Argentina

 

Visite la Galería virtual con todos los cuadros de María bashkirtseff (click aquí)

 

Advertencia:

Este trabajo no tiene pretensiones de biografía. Es, simplemente, un homenaje a la talentosa pintora y escritora pero, por sobre todo, a la gran mujer que fue María Bashkirtseff.

Los textos e imágenes que acompañan este site fueron insertados sólo a título ilustrativo. Si afectan los derechos de su respectivos titulares, por favor infórmennos y serán retirados. Muchas gracias.

Ir al comienzo


Agradeceremos todo comentario, preguntas, colaboración o correcciones. Por favor escríbanos a:

HOME | PAGINA PRINCIPAL | GALLERY | MAUPASSANT | LINKS | ENGLISH | FRANÇAIS

Este sitio estaba emplazado, desde 2001, en: www.geocities.com/mbashkirtseff pero ha debido mudarse a esta nueva dirección después de la decisión de Yahoo de cerrar Geocities en 2009. Miles de páginas con material interesante, original y muchas veces única que, durante quince años (1994-2009) millones de usuarios han cargado en ese portal se han perdido tal vez para siempre en ese momento.
Actualmente existe un proyecto independiente que intenta recuperar esas páginas y que merece nuestro apoyo: Oocities
.